"¬ŅSe√Īor, a qui√©n iremos?. T√ļ tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 

Miércoles de la decimoséptima semana del tiempo ordinario
Leer el comentario del Evangelio por
San Juan Crisóstomo (c. 345-407), presbítero en Antioquía, después obispo de Constantinopla, doctor de la Iglesia
Homilía sobre San Mateo 47,2

¬ęLas par√°bolas del tesoro y de la perla¬Ľ

        La semejanza que puede haber entre la parábola del grano de mostaza y  la levadura se encuentra entre la del tesoro y la perla: las dos significan que es necesario elegir el mensaje evangélico a otra cosa... En efecto, el Evangelio se desarrolla como el grano de mostaza, impone su fuerza como la levadura; como la perla, es de un precio elevado; en fin, como un tesoro, otorga los más preciosos beneficios.



¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†A este prop√≥sito, conviene saber no solo que es necesario desprenderse de todo para acogerle Evangelio, m√°s a√ļn es necesario hacerlo con alegr√≠a... Observa cuan inadvertido pasa la predicaci√≥n del Evangelio en el mundo, del mismo modo, el mundo no ve los numerosos bienes que tiene en recompensa... Dos condiciones son pues necesarias: la renuncia de los bienes del mundo y un firme valor. Se trata, en efecto, ¬ęde un comerciante en busca de perlas finas¬Ľ que ¬ęhabiendo encontrado una de gran valor va y vende todo lo que tiene¬Ľ para comprarla. La verdad es una, no se divide. Lo mismo que el poseedor de la perla conoce su riqueza, en el momento que la¬†¬†tiene en sus manos, por la peque√Īez de la perla, los ayudantes no tienen duda, cuando lo saben, lo mismo estos que son instruidos por el Evangelio conocen su felicidad, los infieles, ignoran este tesoro, sin tener idea alguna de nuestra riqueza.



 
©Evangelizo.org 2001-2017